Skip to content

La montaña de 7 colores

La montaña de 7 colores
La montaña de los 7 Colores (también llamada Vinicunca o simplemente “arco iris”) es una de las nuevas y mejores atracciones de Perú. Se encuentra a más de 100 kilómetros de la ciudad de Cusco, a una altitud de 5.200 metros sobre el nivel del mar (m.s.n.m.). Es una formación montañosa teñida en varios tonos debido a la compleja combinación de minerales. Las laderas y la cima están teñidas en varios tonos, incluyendo rojo, púrpura, verde, amarillo, rosa y otras variaciones. Esta atracción turística estaba rodeada de hielo no hace muchos años. Desde 2016, este lugar recibe cientos de visitantes al día convirtiéndose, junto con Machu Picchu, en uno de los lugares más visitados de Cusco-Perú. A continuación se encuentra toda la información sobre la Montaña de los 7 Colores.

¿Por qué se llama la Montaña de los 7 Colores?

Según varias investigaciones realizadas en el lugar, los tonos multicolores se deben a los diferentes minerales que cubren la zona. Estas sustancias naturales comenzaron a formarse hace 65 millones de años cuando el agua y la lluvia cubrieron las laderas y las cumbres. Con el paso del tiempo, el clima extremo comenzó a derretir los nevados que se formaban allí, revelando al mundo lo que hoy es uno de los atractivos turísticos más importantes del Cusco.

  • Ubicación y altitud – Este asombroso lugar se encuentra en los Andes peruanos, en el departamento de Cusco y la provincia de Canchis, a 5.200 m.s.n.m., un área de considerable elevación. Pertenece al pueblo de Pitumarca que lo llaman el “Cerro Colorado”. Debido a que está situado en el camino hacia el imponente nevado Ausangate, este sitio era conocido mucho antes por los aventureros que se atrevían a hacer el viaje. Las fotos que publicaron en Facebook e Instagram lo hicieron popular. Desde 2016 ha sido una popular atracción turística.

¿Cómo llegar hasta la montaña de los 7 colores?

Debido a su ubicación, a poco más de 100 kilómetros de la ciudad de Cuzco, se puede llegar a este lugar en coche en primera instancia. Después de un viaje de aproximadamente 2 horas a lo largo de la Carretera Longitudinal de la Sierra Sur Peruana, se llega a Pitumarca. El viaje continúa por un sendero hasta la comunidad de Pampa Chiri. Desde allí se sigue una ruta por las laderas de la montaña. Este viaje tiene una longitud de 5 kilómetros y se puede hacer a pie o a caballo para llegar finalmente a Vinicunca. Hay tours que ofrecen este servicio.

  • Clima – El clima, típico de las zonas más altas de Cusco, es frío. La lluvia, el viento y el mal de altura (o soroche) pueden ser los mayores obstáculos para los viajeros. Las temperaturas pueden caer por debajo de los cero grados centígrados. La mejor época del año para esta aventura es durante la estación seca (abril a octubre) cuando las lluvias del río son menos probables. Si planea visitarlo durante la temporada de lluvias (noviembre a marzo), traiga un poncho de lluvia.
  • Flora y fauna – La increíble geografía del lugar es escenario de animales típicos de las zonas altoandinas como llamas, alpacas y vicuñas. Los habitantes de la zona crían caballos para ofrecerlos como transporte a los visitantes. Debido a la altitud de esta región, el ichu o pasto natural andino abunda.

Consejos para visitar la montaña de los siete colores

Visitar Vinicunca es uno de los principales atractivos de este fascinante departamento peruano. De hecho, en los últimos años se ha convertido en uno de los destinos más visitados de la ciudad imperial. Además de su inusual y hermoso aspecto, el sorprendente circuito de caminatas se centra en el imponente nevado Ausangate, otra maravilla natural del Cusco. Sin embargo, es importante señalar que la montaña de los siete colores se encuentra entre 4100 y 5200 metros sobre el nivel del mar, por lo que es esencial tomar precauciones antes de visitarla.

Lo más importante es que el viaje se planifica para dos días o más, ya que se trata de un trekking de nivel intermedio, lo que hace de la aclimatación un paso esencial para disfrutar de la experiencia.

Si ya se ha decidido y quiere visitar este arco iris, tenga en cuenta las siguientes recomendaciones:

  • Tómese un par de días para aclimatarse, especialmente si no está acostumbrado a hacer largas caminatas a gran altura.
  • No haga actividades que puedan dañar los colores de la montaña, como los deportes extremos. Para evitar el hacinamiento, espere su turno para tomar fotos.
  • No olvide traer comida no perecedera y una bolsa para guardar sus residuos.
  • En esta zona hay una alta presencia de especies en peligro de extinción como vicuñas, gatos andinos y cóndores, por lo que es necesario cuidar el lugar durante su visita.

Por último, tenga en cuenta que durante su viaje puede contribuir al movimiento económico de los habitantes de la zona y al desarrollo sostenible de las comunidades circundantes.