Skip to content

Museo del chocolate cusco

chocomuseo
Museo del chocolate cusco
ChocoMuseo es un museo/fábrica/cafetería/tienda de chocolate. Allí puedes aprender los secretos del chocolate (su producción, su historia, hechos divertidos, etc.). El museo es gratuito y ofrece a cada visitante muestras de chocolate y un original té de cacao. Puedes apuntarte a los talleres para aprender a hacer chocolate con el grano de cacao y llevarte a casa tu propio chocolate, ¡con hasta 20 sabores! En la cafetería hay varias especialidades de chocolate, incluyendo un chocolate caliente para hacer uno mismo, y una fondue de chocolate con frutas de temporada.

Museo del chocolate cusco

A dos calles de la Plaza de Armas de Cusco se encuentra el Museo del Chocolate, un pequeño salón, café y taller, donde peruanos y extranjeros no sólo aprenden sobre la historia del chocolate, “desde los mayas hasta la actualidad”, sino que también lo preparan en una clase con la chocolatera americana Neely Cohen.

El Museo del Chocolate -que abrió sus puertas el pasado mes de febrero- recibe diariamente entre 70 y 200 visitantes y, aunque todavía no es uno de los atractivos turísticos de la Ciudad Imperial, sus propietarios, los franceses Alain Schneider y Clara Isabel Días, creen que podría llegar a serlo, “porque a mucha gente le gusta el chocolate, pero no sabe cómo se produce, desde el grano hasta la barra”.

Prepara tu chocolate

Este delicioso museo tiene seis salas: Historia, Naturaleza, Sobre el Chocolate, Cacao en el Perú, El Museo de los Niños y La Fábrica. En este último espacio, Cohen enseña una clase para que los visitantes puedan aprender a hacer su propio chocolate.

El taller dura una tarde entera y se les dan los ingredientes, incluyendo la pasta de cacao, para hacer sus barras. La clase es muy divertida y al final todos reciben su bolsa llena de chocolates. Es una dulce manera de relajarse.

Café y Tour

Dentro del Museo del Chocolate también hay una sala que funciona como café y, como es de esperar, gran parte de su menú está relacionado con el chocolate. Por ejemplo, hay té de cacao, chocolate caliente, piruletas de chocolate, moca, y el especial de la casa: degustación de chocolate.

La degustación consiste en la cata de seis deliciosos chocolates, cada uno de ellos relleno de diferentes ingredientes: almendra, pasas, castañas, chile, café y sal de Maras. Todo esto más un café caliente, perfecto para elevar la temperatura en el frío del Cusco.

La historia del museo del chocolate de Cusco

La historia de ChocoMuseo comienza hace sólo siete años, cuando Mitchel Bodian, Clara Isabel Dias y Alain Schneider se conocieron en Nicaragua. Clara Isabel y Alain eran voluntarios, ayudando a diferentes comunidades, cuando se encontraron con Mitchel, que estaba abriendo un hotel boutique allí.

Desde el principio los tres tuvieron una muy buena relación, y compartieron sus impresiones del país que los acogía, así como sus intereses, y llegaron a una pasión común: el chocolate. Mitchell ofreció a Clara Isabel y Alain colaborar con él en su hotel, la Mansión del Chocolate, y ese fue el primer paso para construir lo que ahora es ChocoMuseo.

Decidieron que además de conocer las plantaciones y el proceso de producción del chocolate, debían aprender a hacer chocolate como se hacía en Nicaragua, con el mejor cacao, para lograr el más auténtico sabor.

Una vez que el hotel de Mitchell estuvo en funcionamiento, propuso a Clara y Alain crear un nuevo concepto de museo, un museo del chocolate. Los tres habían descubierto la pasión que provoca el mundo del cacao una vez que lo conoces, y querían compartirlo.

Decidieron crear un museo en Cuzco, y así lograron hacer su chocolate artesanal con los mejores granos de cacao, así como mostrar a los visitantes el proceso que lleva el chocolate de la vaina a la barra. El éxito de este ChocoMuseo en Cuzco fue inmediato, y se mantuvo durante mucho tiempo en el Top3 de las actividades turísticas en Cuzco.

A medida que los nuevos museos se abrían, añadían una dimensión más allá de la vista. Querían que sus visitantes experimentaran el cultivo del cacao, hasta el punto de poder visitar los hogares de los productores de cacao. Querían crear un turismo vivencial, para poder mostrar y valorar el trabajo realizado por los productores y agricultores de cacao.

Además de poder vivir la experiencia como agricultor, crearon talleres de chocolate. En estos talleres, los visitantes experimentan en poco tiempo todas las fases de la producción de cacao. Quien visita el museo, logra crear una barra de chocolate desde el grano hasta que la barra está lista para beber. En una visita, los visitantes aprenden cómo se planta, se cosecha y se procesa el cacao, y cada persona se lleva a casa una barra hecha por ella misma.

ChocoMuseo es una empresa en permanente expansión, y están creciendo en diferentes países. Hoy en día, tienen museos abiertos: Cuzco, Lima, Antigua, Granada, Cartagena de Indias o Santo Domingo entre otras ciudades.

No es fácil para todos viajar a América Latina para conocer la esencia del cacao de las plantaciones, pero haciendo clic aquí puede hacer una visita interactiva a uno de sus museos.