Skip to content

Los Chasquis

los chasquis
Los Chasquis
Los chasquis eran mensajeros en el Imperio Inca, formaban parte del sistema de comunicaciones del Imperio Inca, corrían por la red de caminos incaicos a gran velocidad. De niños, fueron seleccionados para trabajar como chasquis. Tenían que poseer cualidades especiales más allá de la capacidad de correr muy rápido, tenían que tener un físico muy atlético y pulmones particularmente buenos para convertirse en miembros de los equipos de relevos de mensajeros, de los que dependía la comunicación del Imperio Inca.

Cómo trabajaban los Chasquis

La formación de los chasquis implicaba correr y escalar montañas. Sus piernas tenían que ser particularmente fuertes, así como sus dedos, que estaban ligeramente abiertos, necesitaban agarrarse a las superficies irregulares. Sus pulmones estaban muy desarrollados para poder respirar correctamente en la delgada atmósfera de los Andes y tomar suficiente oxígeno para respirar. Para soportar el frío masticaban hojas de coca. La sed y la fatiga eran los otros peligros que acechaban a los chasquis, eran una de las pocas personas del Imperio a las que se les permitía masticar hojas de coca que los Incas llamaban “la planta divina”.

Los nobles y amautas (maestros) incas eran probablemente las únicas personas a las que se les permitía masticar hojas de coca, ya que les hacía menos vulnerables al frío, el hambre, la fatiga y la sed.

Los Chasquis

Los chasquis llevaban mensajes anudados sobre los quipus, que contenían los registros oficiales y otra información. Estaban cruzando los Andes, corriendo a toda velocidad. Corrían a unos 2,4 kilómetros por hora en un tramo entre un tampu (estación de destino) y el tampu. Cuando llegaban al nuevo tampu, el chasqui entregaba su mensaje a otro chasqui, que luego corría hacia el siguiente tampu. A través de este sistema de retransmisión, el chasqui podía cubrir enormes distancias en un tiempo relativamente corto. Un mensaje podría viajar hasta 200 millas en un solo día más o menos.

Por ejemplo, un mensaje llegaría a Cuzco, la capital inca, desde Quito, Ecuador, una distancia de 1.250 kilómetros en sólo cinco días. Incluso los mensajeros de la antigua Roma, que eran famosos por su velocidad, pensaban que 100 millas al día era un buen tramo para viajar. Los chasquis eran cuatro veces más rápidos, y no en caminos rectos como los romanos. La naturaleza de los caminos andinos se regía por la exigente naturaleza de las montañas y a veces los caminos eran estrechos con un acantilado desprotegido a un lado. Incluían puentes de cuerda entre las montañas como hamacas que se balanceaban sobre profundos barrancos. Las tremendas velocidades de los chasquis hacían posible que el Inca tuviera pescado fresco para comer, aunque la fuente más cercana de este alimento estaba al menos a 192 kilómetros, que es la distancia más corta entre Cuzco y la costa del Pacífico de Perú.

Los mensajeros también fueron muy importantes como sistema de alerta temprana, un activo muy necesario en un imperio que gobernaba sobre muchos territorios y tribus conquistadas. Si había una sublevación o algún otro problema en alguna parte distante del Imperio, la noticia llegaba al Inca y a sus generales lo más rápido posible, para que pudieran sofocar la rebelión.

Los españoles que conquistaron el Imperio Inca después de 1532 quedaron tan impresionados con la eficiencia del sistema de chasquis que los corredores se mantuvieron en el Virreinato de Perú.