Skip to content

Salineras de Maras

salineras de maras
Salineras de Maras
El Valle Sagrado de los Incas es un territorio lleno de paisajes increíbles y sitios arqueológicos únicos. Uno de los más visitados son las famosas Salineras de Maras. Esta atracción está formada por miles de pequeñas piscinas excavadas en la ladera de la montaña. Estas salinas han sido capturadas por amantes de la fotografía de todo el mundo.

Salineras de Maras

  • La fábrica de sal de Maras está formada por más de 3.000 pozos de sal naturales cerca de la ciudad de Maras. Cada uno de los pozos tiene una dimensión de 5 metros cuadrados.
  • Los 3.000 pozos son alimentados por un manantial hipersalino subterráneo que se originó hace 110 millones de años durante la formación de la Cordillera de los Andes.
  • Hoy en día, estas piscinas salinas naturales atraen a cientos de turistas. La vista desde este paisaje es hermosa.
  • La gente de Maras comercializa esta sal, al igual que los incas hace cientos de años.

Los estanques incrustados de sal en Maras parecen una capa de nieve que cubre la ladera del monte Qoripujio en la distancia. Es una vista espectacular. Cada uno de los más de 3000 estanques tiene diferentes tonos de blanco o marrón. La sal de Maras ha sido recolectada desde la época pre-incaica y los viajeros están invitados a ver esta tradición centenaria en funcionamiento.

Maras es un pueblo situado en el Valle Sagrado de los Incas, donde todavía se practica una antigua costumbre: el uso de piscinas de sal pre-incaicas. Estas increíbles construcciones continúan proveyendo a la ciudad y a nuestro país de su sal rosada, la cual ha sido recomendada por los expertos como una opción saludable para aromatizar los alimentos debido a sus propiedades curativas. Además de su valor nutritivo, las salinas de Maras son muy visitadas por su espectacular paisaje. Aquí encontrará todo lo que necesita saber sobre esta maravilla histórica escondida en los Andes.

Historia de Maras

Los primeros estanques salinos poco profundos en Maras fueron probablemente construidos por la civilización Wari entre el 500 y el 1100 d.C. La mayoría de estos estanques, construidos a lo largo de la empinada ladera del monte Qoripujio, no tenían más de 5 metros cuadrados y 30 centímetros de profundidad.

Durante el siglo XII y a mediados del XIV, el Imperio Inca se hizo cargo de la operación de Maras. Los Incas sazonaban y preservaban su comida con sal. También pueden haber usado el mineral para la momificación y otras ceremonias religiosas. La propiedad y la gestión de las salinas individuales se dio a las familias que vivían en la cercana comunidad de Maras. El mismo proceso de extracción de sal usado por estas familias durante la época incaica ha sido transmitido de generación en generación y todavía se practica hoy en día.

¿Pero de dónde viene la sal de Maras?

La sal proviene de un flujo subterráneo de agua salada que burbujea desde la fuente en la montaña Qoripujio, cerca de una sección superior del valle. Así que se construyó una intrincada red de estrechos canales para dirigir el flujo de esta agua salada a cada estanque. Cuando el agua se evapora, el resto de la sal cristalizada se retira cuidadosamente con palas y rastrillos de madera.

Beneficios para la salud

Muchos expertos recomiendan la sal rosa Maras para las personas que sufren de hipertensión porque tiene bajos niveles de cloruro de sodio. La sal de Maras también contiene calcio, hierro, zinc y magnesio, lo que la convierte en una opción medicinal perfecta para los problemas de la piel y para tratar la hinchazón.

Para que estos efectos se produzcan, es importante que sazone sus comidas con sal de Maras después de haber terminado de cocinar. Esto se debe a que pierde sus propiedades medicinales a temperaturas superiores a los 40 grados centígrados.

La sal recolectada puede ser comprada en el lugar a un precio muy bajo. Una vez que es empaquetada y vendida en los supermercados, los precios tienden a triplicarse.

Los estanques de sal de Maras se están convirtiendo en una popular atracción turística en el Cusco debido a su asombroso paisaje y valor histórico. Al visitar Maras, también estará contribuyendo a la comunidad agrícola que le mostrará con gratitud las tradiciones que heredaron de sus antepasados.

¿Cómo llegar a sal de Maras?

Para visitar las minas de sal en Maras hay que viajar a Cusco. De Lima a Cusco, el viaje en autobús dura unas 21 horas y los billetes cuestan aproximadamente de 80 a 100 soles.

El pueblo de Maras está situado en una meseta alta al noroeste de Cusco, a 60 km de distancia. Para llegar allí, debe tomar el desvío por la carretera de dos carriles que conecta el Cusco y el pueblo de Urubamba en el Valle Sagrado. En el camino verás un paisaje verde de campos agrícolas y picos nevados en la distancia. A mitad de camino entre las salinas, en una región rural alejada de la carretera principal, se encuentra el pequeño pueblo de Maras.

Para visitar las salinas de Maras, debe pagar una cuota de 5 soles a la comunidad local. De esta manera se puede caminar por los estrechos senderos que cruzan la ladera para observar de cerca esta maravilla hecha por el hombre. La mejor manera de apreciar este sitio al máximo es contratando los servicios de un guía turístico que le explique el proceso de elaboración de la sal y responda a sus preguntas.

Asimismo, para acceder a las salinas de Maras, puede hacer un tour de un día completo al Valle Sagrado. A menudo incluye una visita a Moray, un asombroso laboratorio agrícola inca; Ollantaytambo, la fortaleza donde se libró una sangrienta batalla contra los españoles; y Chinchero, una ciudad de expertos tejedores. Puede reservar su visita al Valle Sagrado en agencias ubicadas cerca del centro de Cusco. Los tours más económicos cuestan entre 60 y 70 soles por persona e incluyen guía y transporte.

¿Cuándo es el mejor momento para visitar las maras de sal?

La temporada alta de la región es durante la estación seca (abril a octubre), cuando los cielos azules y soleados son la norma. Es un momento muy agradable para hacer un tour en bicicleta o a caballo. La estación seca es un buen momento para visitar las piscinas porque la luz solar constante (que evapora el agua y por lo tanto produce más sal) aumenta la probabilidad de que los lugareños se ocupen de sus salinas.

Por otro lado, la temporada de lluvias (noviembre a marzo) es una hermosa época para visitar el Valle Sagrado. Durante estas fechas, el paisaje, incluyendo las terrazas cubiertas de hierba de Moray, presenta un brillante y colorido tono de verde.